jueves, 30 de junio de 2011

El fastuoso mundo de la Paralipsis





Vivimos inmersos en una realidad de paralipsis.


La paralipsis es una figura retórica, dentro de las figuras oblicuas, que consiste en afirmar que se omite algo cuando, en realidad, se intenta llamar la atención sobre ello. Esta figura, muy corriente en el lenguaje político y periodístico, tiene como fin atacar a un contrario, o asentar opiniones muy controvertidas; pero hacerlo de soslayo, de forma sibilina, como quien no quiere la cosa.

En una cadena de televisión, a mediodía, en hora de máxima audiencia, un personaje comenta:

"no seré yo quien diga que fulanita es una golfa de tomo y lomo".

El que se adopte esta actitud es algo habitual; los colaboradores del programa tienen establecido por contrato una cuota mínima de peleas, para así mantener viva la audiencia del programa. Alimentan al público con vísceras, lágrimas y gritos, enmarcado todo en una estética mugrienta, chabacana y soez.

No nos engañemos: es la televisión que tiene mayores índices de audiencia. Si nos dan a elegir entre un documental sobre los tartesos, y dos señoras tirándose de los pelos en directo, todos optamos por lo segundo. Es la condición humana.

Supongamos de nuevo: vivimos un momento de crisis nacional, tras una tragedia que ha causado miles de muertos. El Parlamento se reúne en sesión extraordinaria para que así el Gobierno ofrezca explicaciones sobre lo sucedido, y la tarea de reconstrucción que ha iniciado de inmediato. Desde los escaños de la oposición, las imágenes televisadas reflejan unos rostros compungidos, cariacontecidos, pero enseguida se escucha desde la tribuna:

"soy perfectamente consciente de que no es el momento de poner sobre la mesa la funesta gestión que ha hecho su gobierno de la tragedia, y por ello...".

La oposición hace sangre y hurga en la herida buscando réditos electorales. El "Sentido de Estado" brilla por su ausencia.

Vivimos en el fabuloso mundo de la paralipsis, del embozo, de la cobarde insidia.

Bienvenidos al cruento mundo de la infamia.


Antonio Carrillo

miércoles, 29 de junio de 2011

¡ESTAMOS CHOCANDO!





¿Sabía que nuestra galaxia está colisionando con otra en este preciso momento?



Los restos de la galaxia enana “Canis Major” se encuentran a 25.000 años luz de nuestro sol, y a 42000 años luz del centro de nuestra galaxia.

En este preciso momento estamos colisionando con ella.

Algunos astrónomos defienden la teoría de que algunas corrientes errantes de estrellas procedentes de Canis Major, ya descuartizada por la presión gravitacional de la Vía Láctea, podrían pasar cerca del sistema solar.  





No es la única: la galaxia enana de Sagitario, descubierta en 1994, también va a chocar con la Vía Láctea. Es un fenómeno común: las grandes galaxias se “alimentan” de otras más pequeñas. Acrecientan así su masa (aproximadamente en un 1%).




Más  preocupante es el hecho de que estamos en rumbo de colisión contra la Galaxia Gigante de Andrómeda. Nos acercamos a una velocidad de alrededor de 300 kilómetros por segundo, y chocaremos dentro de unos 3.000 millones de años.

Será un espectáculo impresionante: imagínese: durante unos millones de años podremos contemplar en el cielo, a simple vista, su imponente estructura espiral, iluminando la noche ¡Qué lástima no poder verlo!




Las dos galaxias se fusionarán finalmente en una galaxia elíptica gigante, como la que muestra la fotografía, que ya ha sido (pre)bautizada con nombres como Lactómeda.



Espero que surjan otros mejores. Hay tiempo para pensárselo.

¿Habrá peligro? No creo. La distancia entre las estrellas hace muy difícil el choque de dos sistemas solares. De todos modos, el cielo cambiará, eso seguro.

Pero ni usted ni yo lo veremos. Es posible que, para entonces, haya otra especie dominante en el planeta. Incluso es probable que así sea.

Pero esa es otra historia


Antonio Carrillo

martes, 28 de junio de 2011

El sentido del humor





Habrá quien considere la tragedia la culminación del arte escénico. No es mi caso. Yo admiro a quien provoca la risa. Sobre todo si emplea un humor honesto e inteligente, que no se fundamenta en la humillación ni en el insulto.

Woody Allen escribió: "hay matrimonios que acaban bien, y los hay que duran toda la vida". Es una frase ingeniosa, que provoca una leve chispa en algún lugar de nuestra corteza cerebral, y bajo la que se adivina un fondo de patetismo y crudeza social. El humor y la melancolía a menudo son aliados de la sensibilidad y la inteligencia. La vida tiene un sabor agridulce; no en vano, tiene siempre mal pronóstico. Por eso es tan exquisito saber sacar una sonrisa de la negrura. "Si un pobre come merluza, es porque uno de los dos está malo". Este mazazo cruel es inteligencia pura, y yo admiro la creatividad por encima de todo. Admiro profundamente a quien es capaz de hacer reír, y más si la risa tiene un trasfondo triste. A la manera de Chaplin.

A la manera de Billy Wider. "El Apartamento", ¿es una comedia?





Denme a un dulce niño con expresión dolida y a una madre ausente y fría; aporten una banda sonora melancólica y muchos silencios repletos de miradas, de primeros planos; y tendrán recorrido medio trecho hacia el Oscar. Sin embargo, encuentren un guión inteligente, que haga reír y pensar al mismo tiempo. ¡Es infinitamente más difícil! Y, sin embargo, ¿cuántas comedias resultan ganadoras del Oscar a la mejor película? ¿Acaso es un género menor? Es cierto que la comedia vive momentos difíciles, y que el talento escasea. Casi todas las comedias que se estrenan son chabacanadas adolescentes y previsibles. Tampoco es extraño: el talento, si por algo se caracteriza, es por ser escaso.

Pero insisto ¿por qué la comedia se considera un arte menor?

Dejo la pregunta sin respuesta. Todo lo anterior no era sino una excusa, un prefacio, para lo que viene: tres breves instantes de humor.

El primero es un recuerdo a un maestro ya fallecido: Luis Sanchez Pollack, "Tip". Un individuo único, alto y vestido de riguroso chaqué, que utilizaba el estrambote para darle un giro a la realidad de 180 grados. Maestro del absurdo, Tip recogía elementos cotidianos y construía mundos de fantasía humorística, dándoles una patina de seriedad y rigor. Maestro del lenguaje y la improvisación, Tip nos hacía creer que lo imposible era verosímil, que había otra manera de percibir la realidad.

En este caso, nos cuenta su tierna experiencia cuando acogió como mascota a una gamba.







La empanadilla y Móstoles, una urbe cercana a Madrid, son los elementos sobre los que gira esta escena del duo humorístico "Martes y trece". Encarna Sánchez era una locutora famosísima de la España de principios de los 80, y es objeto de una parodia desternillante.






Otro duo humorista genial: Gomaespuma. En su parodia del radio-taxi.





Si les ha hecho reír esta escena, busquen la carta que un tierno infante le dedica a Papá Noel.


Antonio Carrillo

martes, 21 de junio de 2011

Apuntes breves de historia: el Señor de las Pirámides.



Si le pregunto por “el Señor de las Pirámides”, supongo que surgirán los nombres de los faraones de Guiza: Keops, Kefrén o Mikerinos.
Sin embargo, lo que voy a contar es una historia anterior, la del padre de Keops. La historia del  faraón Snefru.
Espero que le interese.

Snefru fue el primer faraón de la dinastía IV, y reinó durante 35 años. En ese tiempo realizó un esfuerzo constructor sin precedentes, que ni siquiera sus descendientes pudieron igualar. Hay un dato que lo dice todo: Keops construyó un volumen de 2,5 millones de m3. Kefren, su hijo, construyó el equivalente a 2,2 millones. Snefru superó los 3,5 millones, más que ningún otro monarca de la antigüedad. Un dato más: si sumáramos la altura de lo construido por Snefru durante su reinado, llegaríamos a los 300 metros, frente a los 146 de la pirámide más alta, la Gran Pirámide de Keops.
En definitiva, Snefru tiene una historia épica que merece ser contada, y que comienza en los primeros años de su reinado.




Snefru terminó una pirámide escalonada que había iniciado su padre, Huny, y le dio unas dimensiones fabulosas: 92 metros de altura, la mayor estructura humana jamás edificada. No contento con este hito, decidió recubrirla de piedra para darle una forma de verdadera pirámide. Pero las piedras calizas de color blanco que revestían la pirámide, al no tener una sustentación suficiente se desprendieron, llevándose consigo parte de la estructura. Fue un auténtico desastre. Snefru reaccionó enseguida con una determinación sorprendente: iba a empezar de cero.
Quiso construir desde el principio una pirámide de caras lisas, y que fuese el doble de grande. En Dashur comenzó la construcción de un monumento único: la conocida como “pirámide acodada”

Esta inmensa pirámide iba a medir 125 metros, con una inclinación de sus caras de 580. Sin embargo, Snefru pecó de ambicioso, y quiso elevar la pirámide aún más, y en las últimas fases quiso añadir 3,5 metros a la altura total, rebajando la inclinación a 540. Fue una decisión equivocada, que enseguida provocó grietas y derrumbes por el excesivo peso. Los constructores se enfrentaban a un colapso total de la estructura. Finalmente, a la desesperada, la pirámide sólo pudo acabarse rebajando la inclinación en su mitad a 430, para así rebajar la carga de los bloques exteriores y evitar el derrumbamiento total.


Al final, la pirámide ofrece un aspecto extraño, de pirámide acodada con una doble pendiente. Su altura final se quedó en unos “humildes” 101 metros. La mayor altura alcanzada por el hombre.

Snofru demostró una vez más su temple ante la adversidad. Había construido las dos mayores edificaciones de la historia, pero no estaba conforme. Con ánimo, inició la construcción de una tercera pirámide: la pirámide roja.




Tuvo la precaución de elegir un suelo más firme para evitar que el peso de la pirámide provocara problemas estructurales, y rebajó la inclinación a unos modestos 430, lo que aseguró su estabilidad.
Fue un éxito. La pirámide se acabó en vida de Snefru. Mide 104,40 metros y es la primera pirámide con caras lisas construida por el hombre. Era, una vez más, la mayor altura alcanzada por la humanidad.
En la tercera cámara funeraria se encontraron los huesos de un hombre. Se supone que pertenecían a Snefru.
“El señor de las pirámides”

En este link puede disfrutar de un documental sobre snefru
http://www.dondocumentales.com/2011/01/los-soberanos-de-egipto-snefru-el-rey.html

Antonio Carrillo

jueves, 16 de junio de 2011

A veces basta un poema




para describir el sendero de una vida.

¡Cuántas piedras por el camino!

Lo importante, quizás, es hacer balance a tiempo, antes de que sea tarde.

Y lo mucho que sobre... tirarlo al agua

Las palabras son de Fernando Dicenta. La voz de Alberto Cortez:



Antonio Carrillo

miércoles, 15 de junio de 2011

Breves apuntes de la historia 1. Mensajeros; un nombre, un emblema y un color. Y una sorpresa





El envío de cartas o de mercancías durante la antigüedad era difícil y caro, sobre todo por tierra. Transportar algo 100 kilómetros por tierra era diez veces más caro – y peligroso – que hacerlo por mar de un punto a otro del Mediterráneo .

En la edad moderna las cosas no cambiaron gran cosa. Una carta de un extremo a otro de Europa podía tardar años en llegar (si llegaba).

La solución vino de la mano de una familia rica de origen italiano, que creó un servicio de “mensajería urgente” por toda Europa.

Consistía en un servicio de postas, gracias al cual un jinete cambiaba cada 30 kilómetros de caballo. Para avisar de su llegada, y así tener la montura preparada, el jinete soplaba un cornetín.

También tenían carruajes, en los que transportaban mercancías. Para hacerlos reconocibles, todos iban pintados de amarillo. Este color estuvo siempre presente en su emblema. Por cierto, también aparece el cornetín. ¿Lo ven, arriba?




Ni que decir tiene que el servicio era carísimo, sólo al alcance de unos pocos adinerados.

El último y más famoso ejemplo de mensajería con postas lo tenemos en el "Pony Express" de los Estados Unidos.

Lo que llama poderosamente la atención es la permanencia del color amarillo como símbolo del servicio de mensajería. Fíjese en estos logotipos de empresas modernas



Pero, aún más curioso, es que el cornetín se mantuviera como símbolo de muchos servicios públicos de correos. ¿Se han fijado alguna vez en el logotipo de Correos de España? ¿Y el de Alemania? ¿Se habían fijado en el cornetín? ¿En que ambos son amarillos?









Por último ¿no le llama la atención que los vehículos que se dedican al transporte público urbano sean, mayoritariamente, de color amarillo?




Incluso en aquéllas ciudades en las que el color del vehículo es otro, como Madrid, el nombre “Taxi” aparece en amarillo. Será casualidad.





¿O no?

Por cierto, creo que no lo dije.

La familia italiana que transportaba mercancías se llamaba...

la familia Taxis.

Antonio Carrillo

martes, 14 de junio de 2011

Música para la paz

Imagen sacada de centromusicalmarjosean


¿Conoce la fundación Barenboim-Said?


Es una idea fabulosa de dos grandes hombres: el músico judío Daniel Barenboim y el intelectual palestino Edward Said, ya fallecido. En sus propias palabras, la fundación procura "promover el espíritu de paz, diálogo y reconciliación, fundamentalmente a través de la música". Asimismo, procuran "promover la acción formativa y educativa en el ámbito de la música, siempre con el objetivo de la formación integral humanística"

Un hito de la fundación lo constituyó la creación de la orquesta "West-Eastern Divan". Es un lugar único, en el que conviven jóvenes de países que pueden estar en situaciones de conflicto con el suyo propio, fundamentalmente músicos árabes e israelíes.

Lo realmente fascinante es la orquesta en sí, puesto que "una orquesta se presta como buen ejemplo de democracia y convivencia civilizada". Una orquesta no es simplemente una suma de individualidades; en realidad es un organismo con vida propia que trasciende a los individuos que la conforman. En este mestizaje de talentos y ensayos se diluyen como en agua distinciones de género, creencia o nacionalidad.

Frente a la violencia, arte; frente a la barbarie, civilización. Frente al impulso fanático, el rigor del estudio y el perfeccionamiento.

El año 2005 la orquesta copó una página entera de los principales periódicos españoles. Bajo el título "música para la paz" aparecía el siguiente dibujo:





Creo que, en ocasiones, un simple dibujo puede sustituir a un millón de palabras.

Éste es el caso. El dibujo es de una simplicidad fascinante, y a su vez de una complejidad apabullante. Emite un mensaje repleto de significados; y lo hace con unas pocas líneas rectas. Le basta un boceto, una idea que se adivina, un suspiro de genialidad.

Es un manifiesto completo en sí mismo. Es un mandamiento lleno de esperanza. Es un manual de vida.



Me confieso amigo de la fundación Barenboim-Said; porque creo en la música como instrumento de paz y en la cultura humanística como respuesta al fanatismo.

Porque soy un utópico de la paz y el hombre.

Antonio Carrillo



Enlace a los fines de la fundación:

http://www.barenboim-said.org/es/fundacion/fines_fundacionales/

viernes, 10 de junio de 2011

Ministros y gasolineros: la respuesta al enigma



Hace bastantes semanas planteé un reto.

Se trataba de resolver este silogismo:

"si todos los ministros son ladrones
y ningún ministro es gasolinero,
ergo..."

Pues bien; he recibido varias respuestas, y ninguna ha sido correcta. Citaré 3 ejemplos que se acercan a la resolución del problema:

1. "Ningún ladrón trabaja". No se puede inferir tal cosa de las premisas propuestas. Más bien todo lo contrario, puesto que, al menos, sabemos que hay un número pequeño de ladrones que tienen trabajo en el Consejo de Ministros.

2. "Ningún ladrón trabaja de gasolinero". Esto no se puede inferir de lo dicho. Ningún ministro trabaja de gasolinero, pero puede haber un - pongamos por caso - abogado ladrón (¡Dios nos libre!) que con la crisis acabe trabajando de gasolinero.

3. "Los ladrones no son gasolineros". Esta respuesta es la que más se acerca, pero no es cierta. Ya vimos anteriormente que puede haber personas que compaginen su trabajo de ladrón con el de gasolinero.

En lo que han acertado las dos últimas respuestas es en suponer que la respuesta implica el uso de "ladrón" y "gasolinero". Pero, ¿cual es la respuesta?


Es tan simple como esta:

"Hay ladrones que no son gasolineros"


Fíjense bien: si afirmo que "los ladrones no son gasolineros" ello implica que TODOS los ladrones no son gasolineros. Pero si se quiere encontrar la respuesta es preciso un cierto toque de flexibilidad mental, y dejar claro que hay (existen) ladrones que no son gasolineros... pero con esta respuesta no digo que todos lo sean. Lo que las dos premisas nos dicen es que tenemos la certeza de que un número reducido de personas (los ministros) son ladrones, y que ninguna de ellas trabaja en una gasolinera. En definitiva, sabemos que existen ladrones que no trabajan de gasolineros

Si la respuesta era tan sencilla, ¿por qué nadie me ha enviado la respuesta?

El responsable de este juego es una persona extremadamente inteligente: Massimo Piattelli Palmarini.

El profesor Piatelli da clases en el M.I.T. (Massachusetts Institute of Technology). Es doctor en química y biofísica y licenciado en física. Ha sido profesor, entre otras, de las universidades de Bolonia, Harvard y la Sorbona. Trabajó en el Instituto Pasteur y fue director del Centre Royaumont pour une Science de l’Homme. Para que se hagan una idea, ha trabajado y publicado con leyendas como Jean Piaget y Noam Chomsky.

Escribió un libro sobre un aspecto de la cognición humana sorprendente: los errores que provocan las ilusiones cognitivas (túneles de la mente) provenientes de la espontaneidad intuitiva. Estamos sujetos a una esclavitud de intuiciones y prejuicios fruto, en muchos casos, de la "pereza mental".





Pregunte a sus amigos. Y sorpréndase cuando nadie pueda resolver el enigma.


Antonio Carrillo

miércoles, 8 de junio de 2011

Breve apunte de ciencia 1: la sonrisa de Duchenne



Cuantas sonrisas hay?

Según Paul Ekman, el psicólogo que las ha estudiado de manera más exhaustiva, al menos 18. Son el producto de las combinaciones de 15 de los 200 músculos que tenemos en el rostro.

La más importante y conocida es la llamada "sonrisa de Duchenne", que recibe su nombre del médico francés del siglo XIX Guillaume Duchenne. Es una sonrisa que se inicia en el sistema límbico, la zona del cerebro que regula las emociones. Un lugar que no podemos dominar desde la razón.

Las emociones ordenan a los ganglios basales que emitan un impulso hacia el rostro, que afecta principalmente a los músculos cigomático mayor y menor, situados cerca de la boca.  Esta contraccion eleva la comisura de los labios, que retroceden. También se ve afectado el músculo orbicular, cercano a los ojos. Las mejillas se elevan y aparecen arrugas alrededor de los ojos. Es una sonrisa que dura más tiempo, y que tarda más en desaparecer.

Los niños reconocen esta sonrisa, y no se puede reproducir a voluntad sin un largo entrenamiento. Es espontánea, porque resulta difícil contraer a voluntad el músculo orbicular.

En la sonrisa de Duchenne se sonríe con los ojos.

¿Sabría usted distinguir esta sonrisa? Le propongo que entre en esta página de la BBC y realice un test:



Por el contrario, la sonrisa social o profesional tiene su origen en la corteza cerebral, en la zona que rige la razón. Es una sonrisa que demuestra nuestro agrado hacia alguien o hacia algo, y juega un importante papel en las relaciones sociales. No es espontánea, pero ello no le quita importancia.

Acabo citando la más sórdida de las sonrisas. La "sonrisa sardónica".

Supongo que le sorprenderá saber que la sonrisa sardónica tiene un origen patológico. La terrible enfermedad del tétanos, producida por una toxina de la bacteria Clostridium tetani, que afecta al sistema nervioso y muscular; en concreto a los músculos del cuello y de la cara (maseteros). Bajo una enorme tensión, los músculos del rostro se contraen mostrando los dientes, con el cuello extendido y rígido. Es una visión horrible la de esta sonrisa sin humor, una mueca terrible que, al parecer, también se produce por envenenamiento con estricnina. Precisamente, la crueldad ha quedado asociada a este tipo de sonrisa sin humor, a esta mueca desagradable y vacía de calor.

Si está pensando en ponerse la vacuna contra el tétanos, sepa que la toxina no afecta a los nervios sensitivos ni la función cortical. El paciente se mantiene perfectamente consciente en todo momento, sufriendo espasmos y un dolor insoportable. Los espasmos son tales que los músculos pueden desagarrarse y pueden sufrirse fracturas. Y, en ocasiones, sobreviene la muerte.

Vacúnese, y póngase la vacuna de refresco cada 10 años. No duele; y hay un millón de casos de tétanos al año en el mundo.

lunes, 6 de junio de 2011

Manuel Benítez Carrasco: “El perro cojo”

Por razones que desconozco no puedo insertar este poema en el rincón de la poesía.

En realidad, no es un poema demasiado bueno. Técnicamente es deficiente, y no está a la altura de Neruda, León Felipe o Machado.

Ni falta que hace... Me explico.

¡Es tan bonito! En ocasiones, es preciso admitir que uno disfruta de cosas menores, pero con intensidad. Y sin complejos de ningún tipo.


Verán, yo tuve perra de niño. Murió cuando yo tenía 20 años.

Con su permiso: a ella, una perra sin raza, que murió hace ya 22 años, le dedico este mal poema. 



La pata coja colgando,
como una inútil piltrafa,
pasó el perro, por mi lado.

Un perro de pobre casta,
uno de esos, callejero;
pobre de sangre y de estampa,
nacen en cualquier rincón
de perras tristes y flacas,
destinados a comer
basura de plaza en plaza.

Si  pequeños por el qué, 
fino y ágil de la infancia,
baloncitos de peluche,
tibios borlones de lana,
los miman, los acurrucan,
los sacan al sol, les cantan ...

De mayores, por el qué
conque se les fue la gracia,
los dejan a su ventura,
mendigos de casa en casa,
sus hambres por los rincones
y su sed sobre las charcas...

¡Y que tristes ojos tienen! ,
¡Qué recóndita mirada!,
como si en ella pusieran
su dolor a media asta ...
y se mueren, de tristeza,
a la sombra de una tapia,
si es que un lazo no les da
una muerte anticipada.

Yo lo llamo: - ven,
no te hago nada –
todo hociquito, curioso,
toda sed, hambre,
nostalgia.

Un perro, si se le llama,
huele la voz, esperando
pan, caricias o pedradas;
no en vano lleva marcado
un mal recuerdo en su pata.

Lo vuelvo a llamar ... ,

Dócil, a medias, avanza,
moviendo el rabo con miedo
y atrás las orejas gachas ...
Chasco los dedos; le digo:
- ven aquí, no te hago nada,
vamos, vamos, ven aquí - ... 
¡di adiós a la desconfianza!

Que ya se tiende a mis pies,
a tiernos aullidos, habla,
ladra, para hablar más fuerte,
salta, gira, gira, salta,
lloran, ríen, ríen, lloran,
lengua, orejas, ojos, patas;
y el rabo es un incansable abanico
de palabras ... 

Es su alegría tan grande
que estoy seguro que canta.

Alguien le ha dicho
- ven aquí, no te hago nada.
Y le nacen de alegría
aullidos como palabras.

Sólo su patita coja,
no puede decirme nada.
- ¿ que piedra te dejó cojo?,
si, si ¡malhaya, malhaya! ...

El perro me entiende,
sabe que estoy maldiciendo la pedrada,
esa pedrada dura
que le destrozó la pata,
y con el rabo me está
agradeciendo la lástima.

- Pero tú no te preocupes,
ya no te faltará nada,
yo también soy callejero,
bien que de distintas plazas,
y a patita coja y triste,
voy de jornada en jornada;
las piedras que me tiraron
me dejaron coja el alma. 
Entre basuras de tierra
tengo mi pan y mi almohada ...

Vamos pues perrito mío,
vamos ¡anda que te anda!,
con nuestra cojera a cuestas,
con nuestra tristeza en andas;
yo por mis calles oscuras,
tú por tus calles calladas,
tú la pedrada en el cuerpo,
yo la pedrada en el alma ...

Y cuando mueras, amigo,
yo te enterraré en mi casa,
bajo un letrero que diga:
"aquí yace un amigo de mi infancia"   
Y en el cielo de los perros,
pan tierno y carne mechada,
te regalará San Roque,
una muleta de plata
 
Compañero, si los hay,
amigo, dónde los haya,
mi perro y yo por la vida,
pan pobre, rica compaña.

Era joven y era viejo,
por más que yo lo cuidaba,
el tiempo malo pasado
lo dejó medio sin alma;
fueron muchas hambres juntas,
mucho peso, para sus tres patas.

Y una mañana, en el huerto,
debajo de mi ventana,
lo encontré tendido, frío,
como una piedra mojada ... 
Como un  duro musgo, el pelo
con el rocío brillaba.

Ya estaba mi pobre perro muerto
 de las cuatro patas.

Hacia el cielo de los perros
se fue, anda que te anda,
las orejas de relente
y el hociquito de escarcha.
Portero y dueño del cielo,
San Roque, en la puerta estaba,
ortopédico de mimos,
cirujano de palabras,
bien surtido de recambios
con que curar viejas taras:
- Para ti tu rabo de oro,
para ti, un ojo de ámbar,
tú tus orejas de nieve,
tú, tus colmillos de escarcha, tú ... 

- y mi perro le reía - ,

tú, ... ¡tu muleta de plata! ...

Ahora ya sé, por que está la noche agujereada,

¿estrellas? ,
¿luceros?

¡ No ! 
es mi perro,
que cuando anda,
con la muleta va haciendo,
agujeritos de plata ...


El cantautor argentino Rafael Amor lo suele recitar en sus conciertos:




Puede que no sea muy bueno;

pero qué más da.


Antonio Carrillo